miércoles, 9 de agosto de 2017

Solo un gesto y..

Tuerce el gesto y se incendian todos los bosques, tuerce el gesto y se mueren todos los bambis de Disney, tuerce el gesto y las estrellas se apagan y se inundan todas las casas, y el mar se seca, y se me cae el mundo a un agujero negro y lloran todos los vencejos y así podría seguir hasta el infinito, pero al caer en el precipicio pienso en todos lo gestos de aprobación y en todos los gestos que me quedan aun por ver y entonces afirmo que no vale ni una margarita pisoteada, que ese gesto es una simple circunstancia y que pese a su existencia aun me quedan miles de apoyos por ver .

Y resurjo del precipicio y contemplo el paisaje soleado y reconstruyo mi yo herido, y planto una semilla para verla crecer afirmativa,  y riego mi exageración de paciencia , y construyo con el aprendizaje de que quizás necesite mejorar  y tenga que revisar mis bambis, mis mares, mis estrellas, mis mundos y mis vencejos para que no dependan de una única mirada y quizás sea necesario aprender para olvidar en el cajón de los recuerdos esos gestos esquivos  que al fin y al cabo no son más que pasado. Y mejorando se plantaran mas árboles y sus troncos guiarán los futuros, fuertes anchos con anillas superpuestas y hojas frondosas, con ramas y frutas que comer y  el gesto queda en un rincón frente al árbol que crece y arraiga y sube y se eleva erguido y ¿por que no?, orgulloso

No hay comentarios:

Publicar un comentario