martes, 5 de septiembre de 2017

Cuevas


Busco un hueco en el que resguardarme de las lluvias y encontrarme en las guaridas mas antiguas, las cuevas de los ancestros, un hueco en el que protegerme de las inclemencias y los reveses de las perdidas y los desconciertos y solo lo hallo en las palabras y en los libros que me ofrecen otras vidas y otros paisajes a veces agrios y mas sorprendentes, y me escurro por sus recovecos y sus vericuetos, por sus meandros y sus dunas, sus desiertos y oasis, sus mares y playas, sus cimas y planicies, sus emociones y agravios sus miserias y bondades, sus duelos y alegrías y siempre salgo indemne aprendo de sus misterios sin mancharme, sin que la mugre me agrie el carácter, sin que el dolor atenace mis huesos y después estoy lista para salir a recolectar de los estantes los frutos que el Super me ofrece y cazar nuevas historias entre la fauna que me rodea y de la que formo parte.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Solo un gesto y..

Tuerce el gesto y se incendian todos los bosques, tuerce el gesto y se mueren todos los bambis de Disney, tuerce el gesto y las estrellas se apagan y se inundan todas las casas, y el mar se seca, y se me cae el mundo a un agujero negro y lloran todos los vencejos y así podría seguir hasta el infinito, pero al caer en el precipicio pienso en todos lo gestos de aprobación y en todos los gestos que me quedan aun por ver y entonces afirmo que no vale ni una margarita pisoteada, que ese gesto es una simple circunstancia y que pese a su existencia aun me quedan miles de apoyos por ver .

Y resurjo del precipicio y contemplo el paisaje soleado y reconstruyo mi yo herido, y planto una semilla para verla crecer afirmativa,  y riego mi exageración de paciencia , y construyo con el aprendizaje de que quizás necesite mejorar  y tenga que revisar mis bambis, mis mares, mis estrellas, mis mundos y mis vencejos para que no dependan de una única mirada y quizás sea necesario aprender para olvidar en el cajón de los recuerdos esos gestos esquivos  que al fin y al cabo no son más que pasado. Y mejorando se plantaran mas árboles y sus troncos guiarán los futuros, fuertes anchos con anillas superpuestas y hojas frondosas, con ramas y frutas que comer y  el gesto queda en un rincón frente al árbol que crece y arraiga y sube y se eleva erguido y ¿por que no?, orgulloso

viernes, 28 de julio de 2017

Casas


La casa sigue supurando recuerdos, en el comedor gotea memoria el sofá que diseñó tu abuelo, destilan en el porche las sillas de reuniones, en la cocina las ollas de tantas comidas conjuntas, en los dormitorios los miedos de las noches de infancia, la música de tu adolescencia, colgados por las paredes los platos de tantos viajes.
Es la casa que te ha visto crecer cada verano, casa de los afectos de tus abuelos, de las conversaciones de  tus tíos y de tu madre y de los juegos de tus primos, de la sequedad de la Sra. Marina .Y ahora intentas retenerla para que siga acumulando instantes y permanezca como las otras casas con los planos intactos en tu  memoria.
Tantas casas que aun conservas inamovibles. Inalterables al tiempo en tus neuronas y que aun recorres a ratos cuando te da por coleccionar los espacios que te vieron crecer y que no se apagan pese a que ya las dejaste hace tiempo.

Podrías hacer los planos de cada una, pasearte y comprobar la consistencia imaginaria de sus muebles, sus colores, sus rincones, de momento aun puedes pasear algunas y seguir recorriendo su memoria acumulada, para que cuando las dejes, como las otras,  supuren su consistencia irreal con más viveza.

viernes, 21 de julio de 2017

Sobriedad



Sobria de tus caricias, sin síndrome de abstinencia porque ya hace tiempo  que te asumo distante, ya no me tiemblan las manos cuando te pienso, ya no veo fantasmas cuando me faltas, quizás sea hora de buscar otras caricias que me embriaguen, otras palabras que me hagan temblar,

jueves, 15 de junio de 2017

Marinero

Amaba el mar con una pasión duradera, desde niño coleccionaba palabras de barcos: jarcia, defensa, mástil, babor , estribor… Haba ﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽a un museoias y manuales hasta dominar como nadie ese vocabularioestos ya no importabande abogado veeros, sin embargo ía rebuscado en novelas y manuales hasta dominar como nadie ese vocabulario .
También tenía una extensa colección de navíos en miniatura, de madera,  con los que se pasaba tardes  enteras montando piezas diminutas . Su casa era un museo.
Le gustaba hablar con los marineros y comentar sus aventuras, se acercaba al puerto y entablaba largas conversaciones o en los bares que frecuentaban los pescadores.
Sin embargo el mar le daba un miedo atroz y se mareaba nada mas pisar cubierta, por lo que se convirtió en un marinero de secano que amaba tanto el mar como miedo le  tenía..
Escuchaba historias de naufragios y  se afirmaba en su temor , de modo que desde su ventana  de abogado, en tierra firme, veía los barcos partir, y pese a ver su belleza no los pisaba.

 Hasta que ya de mayor cuando murió pidió que lanzaran sus cenizas al océano y por fin pudo fundirse con sus miedos cuando estos ya no importaban